Sopa "Go green"

Ser verde está de moda. Verde en tus costumbres, en tu alimentación, en tus hábitos ecológicos... Ok, está de moda pero ¿por dónde se empieza? Ayer fui a pintarme el pelo porque mis canas ya espantaban (he de confesar, mi tinte no era verde) y estábamos hablando del reciclaje. Cecy nos pasó el tip de que en el Rancho La Puerta te reciben todo tipo de material reciclado y en mi cuaderno mental apunté otro lugar al que seguramente me haré asidua cada 15 días para llevar mi bonchecito. Una señora decía que el gobierno debería poner contenedores en cada colonia para depositar el cartón, el plástico, el vidrio, etc. Y me puse a pensar si en verdad esa sería la solución para ser más conscientes con nuestro planeta. Nada más imaginando tantito: si Lorena Ochoa se hubiera sentado a esperar el apoyo del gobierno para convertirse en la mejor golfista mexicana... o si Octavio Paz hubiera esperado la palmadita del gobierno para sentarse a escribir... o si Alejandro González Iñárritu se hubiera conformado con la ayuda que le hubiera podido dar el gobierno... o si cada ONG de este país hubiera enterrado su ideal en espera de que el gobierno se hiciera cargo de la pobreza, de la enfermedad, de la injusticia, de la desigualdad... Creo, o más bien, estoy segura de que en este caso, es una suerte que el "hubiera" no exista.

Si quiero ayudar en algo a la Tierra, la casa donde vivo, no me voy a conformar con separar el cartón, sino que además lo voy a llevar hasta donde me digan que lo aprovechan. Si quiero, yo voy a ser verde y no voy a esperar a que alguien más lo sea por mí. Y una buena forma de empezar es con lo que comemos: si es verde, es bueno. Así que una sopita de vez en cuando donde sólo se vea este color... ¡bienvenida!

SOPA "GO GREEN"

Ve por papel y lápiz y apunta muuuuuuuy bien porque esta receta es com-pli-ca-dí-si-ma: Toma de tu refrigerador todas las verduras verdes que encuentres y ponlas a hervir junto con un poco de cebolla, ajo y cilantro (poca agua, que falte poco para tapar por completo las verduras). No dejes que hierva mucho tiempo, entre más cocines las verduras, más propiedades perderán. Déjalas unos cinco minutos cuando mucho o cuando veas que su color ya está intenso. Apaga el fuego y deja enfriar un poco. Licúa todo y regresa la mezcla a la olla para darle otro hervor de un minuto, sazonando con sal y pimienta. Agrega más agua si lo deseas para lograr la consistencia que más te guste.