El primer alimento de casi todos mis días es un licuado (o smoothie) bien cargadito de nutrientes. Me gusta mucho esta opción por todas las ventajas que te brinda: es práctico, fácil y rápido de preparar, fácil de digerir, delicioso y, sobre todo, es un buen pretexto para incluir en la dieta las frutas y las hojas verdes que por lo regular no tomamos en cuenta en el resto del día.

Hay gente que dice que es un desayuno completo y otra que opina que no es así. De cualquier forma, yo me lo tomo así solito y quedo muy satisfecha, aunque por supuesto que a las dos o tres horas me como alguna otra cosita para aguantar hasta la hora de la comida. El licuado de hoy me quedó riquísimo, así que sin más palabras aquí les comparto la receta. ¡Anímense a probar con ingredientes diferentes todos los días! :)

 

SMOOTHIE ANTIOXIDANTE (receta para un vaso)

medio plátano

1 1/2 taza de berries (yo usé blackberries, blueberries y raspberries congeladas)

1 mandarina completa (sin cáscara)

un manojo de espinacas

1 cucharada de chía

1 taza de leche de arroz

agua al gusto para lograr la consistencia deseada

¡TODO A LA LICUADORA Y LISTO!

OJO: El hecho de utilizar como base para tu smoothie una leche vegetal (almendra, arroz, coco, etc.) te permite incluir frutas y hojas verdes. Si utilizas para tu licuado leche de vaca, no es muy recomendable este tipo de combinación ;)