Pumpkin muffins!

AMO las calabazas con todo mi corazón, la verdad más por todo el ambiente que las rodea: el otoño, la cosecha, la acción de gracias, el inicio del frío... Pero si tengo frente a mí un pumpkin latte, pay, muffin o pancake, ¡bienvenido sea! Ayer me lancé a cocinar los primeros muffins de calabaza de mi vida y cualquier palabra que les diga sobre lo deliciosos que quedaron se quedaría corta. Sólo les puedo decir que Emma se comió tres en la noche y hoy en la mañana, antes de decirme buenos días, me preguntó si podía comerse otro jajaaja. La receta original es de COOKIE + kate, un blog que es obligatorio visitar si te gusta la cocina, en serio que es de los mejores que he visto. Como no tenía todos los ingredientes hice algunos pequeños cambios y quedaron riquísimos. ¡Anímense a prepararlos!

 

PUMPKIN MUFFINS

1/3 taza de aceite de coco derretido (si no tienes, puedes usar cualquier aceite vegetal, pero si puedes consigue el de coco porque el sabor sí cambia un poquito).

1/2 taza de azúcar mascabado

2 huevos

1 taza de puré de calabaza (en esta ocasión yo utilicé de lata, si es orgánico, mejor)

1 cucharadita de extracto de vainilla

1/2 cucharadita de sal

1/2 cucharadita de canela

1/4 cucharadita de nuez moscada

1/4 cucharadita de cardamomo

1 3/4 taza de harina de trigo integral

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

1/4 taza de agua caliente

azúcar mascabado extra para espolvorear encima de los muffins

Precalienta el horno a 165 grados centígrados y engrasa tus moldes para muffins, o bien coloca los papelitos especiales para ello. En un recipiente bate el aceite y el azúcar, agrega los huevos y bate muy bien. Agrega el puré de calabaza y la vainilla, después la sal, la canela, la nuez moscada y el cardamomo. Incorpora la harina y revuelve todo muy bien hasta lograr una masa homogénea.
Mezcla el bicarbonato de sodio con el agua y revuelve bien. Agrega esta mezcla a la masa y distribuye muy bien. Ojo: la masa queda bastante espesa. Coloca la mezcla en tus moldes para muffins, espolvorea un poco de azúcar mascabado encima de cada uno y lleva al horno.
Hornea por 40 minutos aproximadamente o hasta que insertes un palillo de madera y salga completamente seco. Cuando estén listos sácalos del horno, déjalos enfriar por unos 15 minutos y ahora sí ¡disfruta!
NÓTESE QUE LE PEDÍ QUE SONRIERA JAJAJAJA