Cuando algo es honesto, se respira. Y en mi caso, me contagia, me llena los depósitos del entusiasmo cuando están ya en la raya de lo mínimo indispensable. Cuando leí la historia de Sarah Matheny y su página peasandthankyou.com me inspiró de tal manera que no pude salir de la librería sin su libro en la mano. Es una mujer que estudió derecho, se casó, tuvo dos hijas y en su etapa como ama de casa se dedicó a buscar una forma más saludable de alimentarse a ella misma y a su familia. En su libro, además de las fotografías fabulosas de sus recetas, abre una ventana a su vida diaria al lado de sus hijas en la cocina, el jardín o la clase de ballet, de su gato dándose un baño en la alfombra de la sala, de su marido compartiendo con sus tres mujeres sus propias pasiones. Y quizá eso fue lo que más me enamoró: la cotidianidad. Cada vez que veo un ejemplo de cómo es posible detenerse y dejarse sorprender por los detalles de todos los días, agradezco el recordatorio. Aquí les muestro una de sus recetas: la del mejor pan de plátano (de verdad) que he probado en mi vida. ¡Gracias Sarah!

PAN DE PLÁTANO

2 tazas de harina integral

1 cucharadita de polvo para hornear

1/2 cucharadita de bicarbonato

1/4 cucharadita de sal

1/2 cucharadita de canela

1/2 cucharadita de nuez moscada

1/2 taza de azúcar mascabado

1/4 taza de margarina vegana (yo usé Earth Balance, pero si no tienes, puedes usar margarina normal)

1/4 taza de mantequilla de almendra

2 tazas de plátanos maduros machacados

1/2 cucharadita de extracto de almendra (yo no tenía y usé de vainilla)

1/4 taza de leche de soya (o de vaca si no tienes de soya)

nueces y/o semillas para espolvorear encima

Precalienta el horno a 180 grados centígrados. En un bowl grande mezcla la harina, el polvo para hornear, el bicarbonato, la sal, la canela y la nuez moscada. En un bowl mediano coloca la mantequilla de almendra, la margarina y el azúcar y con un tenedor ablanda la mezcla agitando vigorosamente. Agrega los plátanos machacados, el extracto de almendra y la leche y revuelve hasta lograr una mezcla homogénea. Agrega los ingredientes húmedos al bowl de los secos y combina todo perfectamente (sin batir demasiado). Coloca la mezcla en un recipiente para panqué previamente engrasado, espolvorea encima con tus nueces y/o semillas favoritas (pueden ser almendras, nueces, semillas de linaza o de girasol) y hornea por unos 45 minutos, o hasta que introduzcas un palillo de madera y salga totalmente limpio. Deja enfriar antes de partir.