P1020021 El huevo es un alimento controversial. Peeeeero, como a mí me gusta, pues les comparto la forma en que más me gusta comerlo: en omelette. Procuro comprar siempre huevo orgánico, porque el origen del huevo hoy en día es bastante dudoso, así que es mejor irnos por la opción orgánica si hay oportunidad. Pero cuando se me termina y quiero cocinarlo compro el normalito en la tienda de la esquina, tampoco me complico la existencia.

Es cierto que el omelette tiene su ciencia, pero si tienes un buen sartén de teflón (de preferencia del tamaño de un plato grande) no hace falta más que experiencia. Yo caliento muy bien el sartén antes de empezar, a fuego medio. Bato dos huevos con un tenedor y ya que está bien caliente el sartén agrego una cucharada de aceite vegetal, lo distribuyo por todo el sartén e inmediatamente vierto el huevo batido, meneo el sartén para que el huevo cubra todo el fondo (por eso es la importancia de que el sartén sea grande, para que te quede una tortilla delgadita y se cocine rápido y bien) y disminuyo un poco el fuego (pero sin llegar al mínimo).

En lo personal no sazono el huevo con nada porque las verduritas ya estarán sazonadas. Cuando veas que el huevo ya llegó a 2/3 partes de su cocción incorporas en el centro los ingredientes con los que quieres rellenarlo, lo doblas como una quesadilla o como un taco y esperas uno o dos minutos más a que termine de cocinarse, sin que llegue a quemarse.

Aquí comparto mi receta favorita:

 

OMELETTE VEGETARIANO (para dos porciones)

1/2 taza de cebolla picada finamente

1 taza de brócoli roto en arbolitos pequeños

1 taza de calabacitas picadas en triángulos delgaditos

1 taza de champiñones picados en trozos pequeños

sal y pimienta al gusto

4 huevos

dos cucharadas de aceite vegetal

 

Coloca tu sartén a fuego medio y cuando esté bien caliente agrega una cucharada de aceite y acitrona la cebolla. Después agrega el brócoli y deja que su color verde se ponga más intenso, aproximadamente un minuto, sin cocinar demasiado. Agrega las calabacitas y los champiñones y sazona al gusto. Guisa las verduras por unos dos o tres minutos solamente. Mientras tanto puedes ir batiendo los cuatro huevos juntos.

Retira las verduras de tu sartén y ahí mismo agrega otra cucharada de aceite e inmediatamente vierte la mitad del huevo batido. Yo la verdad le pongo más huevo al plato de David, le calculo a que sean dos  huevos y medio para él y un huevo y medio para mí. Continúa con el procedimiento que expliqué arriba :)

Puedes hacer tu omelette de las verduras que quieras: pimientos, tomate, zanahoria, chayote, espinaca, coliflor... ¡ponte creativa! Así es como salen las mejores recetas. Si quieres verte más golosa, agrega aguacatito picado arriba. El queso, de verdad, no hace falta. Yo en esta ocasión acompañé el omelette con frijolitos y salsa casera.

¡Buen provecho!

 

P1020014 P1020016 P1020017 P1020018 P1020023