100DAYPROJECT (04): NOCHE DE TAROT

San Miguel de Allende fue por cinco años la sede de ClickFest, un encuentro de fotógrafos creado por nuestro amigo Rafa Ibáñez. El enlace clave para la organización del evento fue Paola Velasco y David la conoció en uno de ellos, así como a su pareja, Aleksei, quienes hace una década dejaron su vida como la conocían para empezar una nueva en este pueblo mágico. 

Ayer fui yo la que tuvo el gusto de conocerlos cuando nos reunimos para comer en el Mercado del Carmen, un lugar maravilloso que por cierto recomiendo conocer si andas un día por San Miguel. Paola y Aleksei son de esas personas francas y abiertas que te hacen sentir en casa desde el primer abrazo, y después de un par de chelas ya éramos amigos de toda la vida con la confianza de hablar de temas trascendentales como las mudanzas, los sueños en pausa y la familia como el valor primordial en nuestra lista. 

Emma también conectó de inmediato con su hijo Silvio y Matías con una dama extranjera de avanzada edad que le enseñó a tocar la batería y con la que terminó de beso y abrazo antes de irnos (pero eso es material para otra historia). Después de un rato nos invitaron a su casa y ahí continuamos una charla que terminó con un vinito y la lectura en grupo del tarot de Osho. Paola nos dijo que podíamos hacer alguna pregunta o simplemente pensar en algún tema importante para nosotros en este momento y después escoger una carta. 

David y yo sentimos desde hace semanas la fuerte pulsión de mudarnos de ciudad de nuevo (material de otra historia también) y fue el tema que trajimos en ese momento. Nuestras dudas son con respecto al momento indicado y al destino: Ensenada o San Miguel de Allende. David tomó una carta y se le vinieron dos. La primera que volteó fue una del arcano mayor: Conclusión, con la imagen del rompecabezas de un rostro que está colocando su última pieza. La lectura del significado nos habló de que hay un trabajo que está a punto de ser concluido y que es momento de un nuevo comienzo. Y la segunda fue Florecimiento, una carta de Agua en la que aparece una mujer sobre una flor de loto con un arcoiris y un cúmulo de semillas que esparce por todos lados como símbolo de vitalidad y abundancia. Esta carta está cargada de simbolismos, pero uno de ellos es estar abierto a la vida y a confiar para saltar con fe hacia lo que está por venir.  

Cuando volteé mi carta vi que era Hacia Dentro, otra de Agua en la que aparece una mujer meditando con una serie de rostros a su alrededor queriendo llamar su atención. Dichos rostros representan el torbellino de pensamientos a los que muchas veces nos enganchamos y que nos mantienen viviendo hacia fuera, donde no podemos encontrar la paz y la quietud. La carta es una invitación a desapegarte de la mente, a ser una simple observadora de su espectáculo, pero sin quedarte atrapado en la obra. Yo la interpreté como un recordatorio de ver mis miedos de frente pero no engancharme a ellos para poder fluir con lo que la vida me está presentando. 

El hecho de que dos de nuestras cartas fueran del palo de Agua en este tarot fue muy significativo para mí porque una gran ventaja de Ensenada que San Miguel no tiene es el mar. David también me dijo que lo primero que vio en ambas cartas fue el mar y entonces yo les platiqué a Paola y Aleksei que Ensenada es lo que más nos llamaba pero que aprovecharíamos este viaje para sentir cómo sería nuestra vida acá, pero que en el café de la mañana ambos habíamos coincidido en que este lugar nos fascina pero no nos vemos viviendo aquí en este momento de nuestra vida. 

"El tarot realmente te dice puras cosas que ya sabes ¿no?", les dije. "¡Exacto! Es la belleza del pre-saber. Es que no hay pregunta que no traiga ya su respuesta. No puedes formular una pregunta si dentro de ti no tienes ya la respuesta, eso es el pre-saber", contestó Aleksei. Y el término me enloqueció de maravilla y placer. Pre-saber. A mí, que vivo con la pregunta siempre en la punta de la lengua, me vino como anillo al dedo y me construyó millones de nuevas conexiones neuronales en un chispazo. ¿De cuántas experiencias nos habremos perdido por creer que no sabemos qué hacer o por dónde ir? Simplemente por no reconocer que la respuesta ya está sobre la mesa y estamos esperando a que alguien más nos la venga a reafirmar. 

Agradecer el trabajo concluido, ir hacia dentro y florecer.  

#100DAYPROJECT es un reto que me propuse en mayo del 2018 para escribir 100 historias en mi blog durante 100 días lo más consecutivos posibles. 

 

IMG_5269.JPG