Muffins de blueberry

Se me ocurre prender el horno cuando la helada ya pasó. Pero bueno, el friíto todavía no se va del todo así que el antojo de pan sigue presente en nuestras vidas, y si es un pan que te nutra, ¡qué mejor! Así que como tenía un montón de blueberries frescas en mi refri, decidí hacer por primera vez estos muffins con la receta del libro que ya les había platicado que amo: "Peas and thank you", de Sarah Matheny. Soy amante de los muffins de blueberry (bueno, al parecer de todos los muffins jajaja), pero he de advertir que éstos no son los típicos de color blanco moteados de púrpura con el azúcar derramándose por fuera y por dentro. Claro, esos son un cielo en el paladar, pero también un recuerdo perenne en tu abdomen y una bomba de glucosa en tu sangre, así que yo por su puesto que los como, pero procuro que sea muuuuuy de vez en cuando.

Estos muffins son diferentes por los ingredientes enteros que incluye, pero he de advertir también que no se vayan con la idea de que la comida saludable es desabrida... y si lo creen los reto a que preparen esta delicia para que se convenzan de lo contrario. Estos muffins no tienen lácteos, huevo, azúcar o harina refinada, pero saben de-li-cio-sos. Tampoco hemos de irnos con la finta de que no engordan, pues la harina sigue siendo harina aunque sea integral y si nos comemos diez pues claro que se reflejará en la báscula, pero el muffin de blueberry del Starbucks te engorda y no te aporta nada, en cambio éstos tienen menos calorías y cada una de ellas se va directo a nutrir alguna célula de tu cuerpecito.

Mi comensal más exigente es mi nena Emma, así que con ella siempre hay que estar pendientes si se pasa la prueba de fuego del sabor. Sólo les voy a decir que a ella no le gustan las blueberries, pero ayer en la noche se devoró dos de estas linduras.

 

MUFFINS DE BLUEBERRY 

INGREDIENTES:

PARA LOS MUFFINS

1 1/2 taza de harina de trigo integral

2 cucharaditas de polvo para hornear

1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio

2/3 taza de leche (yo usé de almendra)

1 cucharadita de extracto de vainilla

1/3 taza de jugo de naranja recién exprimido

1/3 taza de aceite de canola (yo usé de coco y quedó muy bien también)

1/2 taza de azúcar (yo usé mascabado)

1 taza de blueberries frescas (la autora recomienda que si vas a usar blueberries congeladas no las batas junto con la masa, que  mejor las eches directamente en el molde para muffin sin batir, pues cuando son congeladas hacen que la mezcla se torne gris y eso no es muy atractivo en la presentación del muffin)

PARA EL TOPPING

2 cucharadas de azúcar mascabado

1 cucharada de azúcar (yo usé las tres de azúcar mascabado)

2 cucharadas de harina de trigo integral

2 cucharadas de margarina vegana (yo usé la marca Earth Balance, pero si no la consigues puedes usar mantequilla)

3 cucharadas de avena

1 cucharadita de canela

 

1. Precalienta el horno a 205 grados centígrados (400 grados farenheit). Prepara tus moldes para muffins, ya sea engrasándolos o colocando los papelitos en cada contenedor.

2. En un bowl grande combina la harina, el polvo para hornear y el bicarbonato de sodio.

3. En un bowl más pequeño mezcla la leche, la vainilla, el jugo de naranja, el aceite y el azúcar.

4. Vierte los ingredientes húmedos en el bowl de ingredientes secos hasta que logres una mezcla uniforme. Agrega las blueberries y mezcla de forma envolvente.

5. En un bowl pequeño combina los ingredientes del topping con un tenedor hasta que la mezcla esté uniforme y con textura como de migajas.

6. Con ayuda de dos cucharas rellena tus moldes para muffins hasta 2/3 de su capacidad y corona cada uno con una o dos cucharaditas del topping.

7. Hornea aproximadamente por 25 minutos o hasta que introduzcas un palillo de madera a uno de los muffins y salga completamente limpio.

 

blueberries P1010513 P1010514 P1010515 P1010517 P1010518

P1010520