Mandiles otoñales: Camila, Tita, Pumpkin y Harvest (VENDIDOS)

- Me gusta que el aire de la calle huela a añoranza y el de la casa a pay de manzana o calabaza. Que un bonche de amarillentas hojas de maple me sacudan la nostalgia. Me gusta que el aroma de la canela del té a media mañana me obligue a probarlo primero con la nariz y que canten los pájaros cuando ya dejó de llover. Me gusta que los ánimos se alboroten con el viento y que las amas de casa reúnan en la mesa a más de diez para compartir el caldo de la cena. Que tirantes y sandalias muden a las cajas y abrigos y bufandas vuelvan al armario. Que un tímido frío me sorprenda un buen día, justo cuando no lo esperaba. Que nos abracemos más. Me gusta envolverme los pies en lana, comer pan todos los días y que el sol se vaya de vacaciones. Que el suelo se vuelva ocre, que los árboles se despojen de falsas vanidades y nosotros de antiguos credos. Que al doblar la esquina me encuentre a diciembre y que el resfriado nos invite a la introspección. Me gusta encender más a menudo el horno, calentarme las manos con una taza de café, perfumar la cocina con velas y que mi canción favorita me arrebate un cacho de melancolía en las tardes más frías. Me gusta la indulgencia culinaria de las fiestas y los ríos de generosidad desbocarse en los callejones de la carencia. Tejer hasta bien entrada la noche porque se hace de noche muy pronto.

Me gusta el espectáculo matutino de los chiquillos con gorros y guantes, corriendo de la mano de su madre porque ya se hizo tarde para la escuela. Barrer las hojas secas y escuchar al montoncito crujir bajo mis pies. El olor de la tierra mojada y el barro húmedo de la maceta que se quedó en la ventana. Los cielos rosas y el augurio de un cúmulo de nubes plomizas. Me gusta la inspiración que surge de darle vuelta a la página.

- Camila, lo que a ti te gusta tiene un solo nombre.

- ¿Ah sí? ¿Y cuál es?

- Otoño.

 

 

MANDIL CAMILA 

 

MANDIL TITA

 

MANDIL PUMPKIN

 

MANDIL HARVEST