Me compré una máquina de coser hace justamente un año, y cuando la compré se me ocurrió el sueño de fabricar bolsas de tela para las “bolsaholics” (término que acabo de robarme de mi amiga Brenda Yamin). Pero cuando tuve la máquina en mis manos me volví loca… me compré unos libros con patrones para varias cosas y cosí y cosí como enferma, desde bolsas hasta mandiles; hacía un buen de tiempo que no me picaba con algo de tal forma, así que me enamoré jajaja. Si hay algo que me apasiona en esta vida es aprender cosas nuevas. Mi máquina es la más sencishita de la Singer, y lo primero que aprendí con ella es a leer manuales, ¡jamás había leído uno!, siempre me han dado una flojera impresionante. Pero como tampoco había cosido nunca en mi vida y mi tercer apellido es Desesperada (¿Tomar clases? No way! Quiero coser AHORA), me senté a leer el dichoso manualito al mismo tiempo que iba uniendo con la máquina dos retazos de la primera tela que compré. Y ahí, entrelazado al hilo que amarró las dos orillas, empezó el amorrrr.

Este blog lo quise lanzar desde aquel momento, pero hasta ahora encontré el tiempo, así que aquí les presento la segunda colección de “My Pumpkin”, porque la primera la vendí completita en la Navidad pasada =)

Gracias a mis amigos que me han animado a convertir este sueño en una realidad, y gracias a mi primer amor, David Josué, por encenderme la pila cada que se me descarga (él es experto en eso) y por ayudarme con el diseño de este blog.