Leche de almendra hecha en casa

lechada4 A la leche de almendra hay que tomarle cariño. Hay gente que la prueba y le gusta a la primera y hay otra que debe acostumbrarse a ella poco a poco. Yo la verdad pertenezco al segundo grupo. Al principio no me gustaba nada y ahora la adoro con todo el corazón. 

¿Y por qué tomar leche de almendra? Porque tiene muchos más beneficios que la leche de vaca, ahora ya tan industrializada y llena de hormonas y antibióticos. Quizá nuestros abuelos sí tuvieron la fortuna de tomar leche de verdad, pero con todo respeto, lo que tomamos ahora ya no es más que un líquido blanco con un montón de cosas que hay que adicionar para convencer al consumidor.

La leche de almendras tiene muchísimo calcio y grasas buenas y es una excelente opción para intolerantes a la lactosa o personas que por cuestiones de salud no pueden consumir lácteos. Así que aquí les comparto la forma en que yo la preparo para que me quede de buena consistencia, ni muy densa ni muy aguadita.

¡Anímate a prepararla!

 

LECHE DE ALMENDRA (receta para 1.5 litros de leche)

2.5 tazas de almendras, de preferencia crudas y sin sal

8 tazas de agua

4 dátiles (los uso para endulzar, pero puedes omitirlos sin problema)

1 cucharadita de canela en polvo

1 chorrito de extracto de vainilla

 

En un tazón, deja tus almendras remojándose en agua toda la noche. A la mañana siguiente, tira el agua del remojo y enjuágalas  un poco. Hay personas que recomiendan quitar la cáscara de la almendra pero yo la verdad no lo hago, pues de cualquier manera se colará un poco a la hora de hacer la leche.

Coloca la mitad de las almendras en la licuadora con 4 tazas de agua limpia, 2 dátiles, 1/2 cucharadita de canela y un chorrito vainilla. Licúa hasta que notes que las almendras se han triturado por completo. Cuela tu leche en una jarra con ayuda de un colador convencional, o de preferencia de una bolsita especial para ello, que incluso tú misma puedes confeccionar con una tela que se llama manta de cielo. El hecho de colar con la bolsita especial (que te muestro abajo) ayuda a que tu leche resulte más limpia, sin nada de restos de almendra.

Licúa otra tanda de almendras, agua, dátiles y canela, pero ya sin la vainilla. Cuela de nuevo en la misma jarra. ¡Listo! Lechita de almendra natural hecha en casa, sin aditivos ni conservadores =)

Si la leche te gusta más espesa, puedes ponerle menos agua, o al revés, si te gusta más aguadita, agregar más. Bien tapada, la leche te puede durar en el refri de 3 a 5 días. Puedes usar esta leche perfectamente para licuados, cereal, echarle a tu cafecito o incluso postres ya sea fríos o en el horno.

lechada2lechada