JOIN & STITCH: Los últimos talleres en Monterrey antes de la llegada del crío.

JOIN & STITCH: Los últimos talleres en Monterrey antes de la llegada del crío.
IMG_8865
IMG_8865

El viaje a Monterrey que hice hace unas semanas resultó muy simbólico por varias razones. En primer lugar, era la primera vez después de hace mucho tiempo en que nos fuimos los tres juntos y Emma iba feliz por ir de nuevo a la ciudad que la vio nacer y que, como es natural para una niña de su edad, cada día se le desdibuja más. Y será que yo le tengo un cariño tan especial a la Sultana, que no me gustaría que mi hija la olvidara del todo, así que mientras se pueda trataré de que mantenga algún contacto.

Y otra razón es que el motivo del viaje fue impartir dos talleres de costura que, por mi embarazo y mi deseo de dedicarme a mi bebé en los próximos meses, serán los últimos en un buen rato. Por eso me sentiré eternamente agradecida a las veinte mujeres cálidas y entusiastas que hicieron posible esta experiencia, porque ellas fueron realmente las protagonistas de este viaje en el que a pesar del sueño y el cansancio que he sentido todo el embarazo, tuve la fortuna de cumplir el sueño de hacer lo que me gusta y compartirlo con ellas.

El primer taller fue el básico, el sábado 30 de agosto, para aprender a usar la máquina de coser y confeccionar una bolsita “Love”. Melissa, Miranda, Ingrid, Cris, Idalia, Zule, Tere y Gaby llegaron muy puntuales y listísimas para una jornada que se supone duraría todo el día. Mi sorpresa fue que la mitad de ellas ya sabían coser, pero querían aprender la técnica para hacer una bolsa, así que el taller estuvo mucho más corto de lo estipulado en la planeación. Con decirles que yo en un taller básico JA-MÁS me siento, no tengo oportunidad porque siempre hay alguien que tiene alguna duda y me paseo por todos los lugares. Pero ahora parece que todo se acomodó porque me dio un calambre gacho en un pie (¡el único que he tenido en todo el embarazo!) que me tumbó un ratito en una silla y además las lindísimas alumnas que ya estaban muy sabias me ayudaron mucho con quienes tenían dudas.

Me encanta que cada uno de los talleres tiene su propia vibra y éste, que fue el séptimo grupo al que le doy este curso, me fascinó porque lo que se respiró todo el tiempo fue mucha calma y camaradería; como que todas, a pesar de que no se conocían, estaban siempre dispuestas a ayudarse y a poner su mejor esfuerzo. Y como en todos los talleres básicos, lo mejor es siempre ver su cara al final, cuando ven terminado un proyecto que veían muy difícil al principio pero que al final les da la satisfacción de haber hecho algo con sus propias manos. Esa magia es la que más me alimenta en cada uno de los cursos y la razón por la que los sigo impartiendo cada vez que puedo. A todas me las llevo para siempre en el corazón.

IMG_8833
IMG_8833
IMG_8825
IMG_8825
IMG_8822
IMG_8822
IMG_8819
IMG_8819
IMG_8817
IMG_8817

DE IZQ. A DER.: IDALIA, ZULE, TERE Y GABY =)

IMG_8836
IMG_8836

DE IZQ. A DER.: MELISSA, MIRANDA, INGRID Y CRIS =)

IMG_8834
IMG_8834

Al día siguiente le tocó el turno a un taller avanzado que hace mucho tenía ganas de hacer: una combinación de patchwork, quilting y appliqué para hacer un camino de mesa. Era la primera vez que lo hacía, así que tenía un poco de nervio de que el tiempo nos alcanzara para que todas terminaran su proyecto, pero también muy emocionada porque siento que este tipo de técnicas despiertan mucho el interés de quienes ya saben coser y por mucho tiempo me lo habían estado pidiendo.

En cuanto llegaron Kareny, Dalia, Claudia, Karla, Clau, Gelly, Lili, Dy, Mars, Marce, Elena y Manin los nervios se fueron a volar. Me sentí como en casa otra vez porque a la mayoría de ellas ya las conozco de otros talleres a los que han ido en el pasado, así que fue un verdadero gozo verlas de nuevo y convivir con ellas, aunque todas la mayor parte del tiempo están muy concentradas en lo suyo y no hay taaaanto tiempo para echar un buen chal. Este grupo me fascinó por eso, porque a todas las siento como ya parte de mi vida y les agradezco hasta el cielo que hayan hecho posible este sueño y que mostraran tanta emoción por el taller.

De verdad que cada palabra en la que pienso me parece poca para agradecerles a todas tanto entusiasmo. Se los dije en el taller y ahora lo repito: cuando empecé este proyecto jamás me imaginé delante de una decena de chavas para explicarles cómo usar una máquina o cómo coser tal o cual cosa, porque yo empecé a hacerlo con el manual de la Singer de mil pesos que me compré y en todo este tiempo he sido autodidacta. No tengo conocimientos formales y todo lo hago a como la orientación y la inspiración me van guiando. Pero tener de vez en cuando estas experiencias con otras mujeres a las que veo igual que yo cuando empecé, con todo el deseo de aprender un arte tan enraizado en las venas de nuestras abuelas y bisabuelas, y al final tan emocionadas de ver su proyecto terminado, de verdad que es algo que me llena de vida y motivación para seguir por este camino.

Gracias a todas… y gracias hasta el cielo también a mi mana del alma Sandra Estrada, de Punto Equilibrio, por su generosidad al prestarme el divino espacio que tiene para sus clases de yoga y pilates y en el que siempre nos sentimos súper cómodas para trabajar en los talleres. Este post es para todas ustedes.

IMG_8860
IMG_8860
IMG_8854
IMG_8854
IMG_8853
IMG_8853
IMG_8847
IMG_8847
IMG_8851
IMG_8851

DE IZQ. A DER.: KARENY, DALIA, CLAUDIA, KARLA, CLAU, GELLY, LILI, DY, MARS, MARCE, ELENA Y MANIN =)

IMG_8865
IMG_8865