INSPIRACIÓN DOMINICAL: Esos pequeños gustos.

Ah cómo me gusta El Lugar de Nos. Ya sé que lo digo mucho, pero es que así me gusta: mucho. El año pasado este lugar abrió sus puertas en Tecate para ofrecer un lugar diferente para comer y para estudiar cocina. Lugares para comer rico puede haber muchos, pero lo que me parece excepcional de este sitio es la atmósfera que se respira desde que entras, gracias a un decorado que encuentra la armonía en un eclecticismo donde conviven elementos naturales, vintage y de un estilo muy mexicano. El lugar ya era un sueño cuando abrió sus puertas, pero hace poco acaban de reubicarse en otra zona de la ciudad y me dejaron sorprendida con el hecho de haber mantenido el mismo espíritu, incluso mejorado.

 

Si ya de por sí este lugar me fascina, este domingo en que David estuvo de viaje y yo buscaba alguna actividad para Emma y para mí, me enteré que el lounge itinerante de Arterámica estaría ahí de 1:00 a 5:00. ¿What? ¿Buena comida para mí y pintura para Emma? No se puede pedir más. Arterámica es el negocio que Tatiana emprendió para hacer lo que a ella le gusta, y se ve que lo disfruta. Lleva a las fiestas infantiles y a los cafés de Tecate figuras variadas de cerámica y todo el material necesario para que niños y adultos dejen fluir su creatividad a través del arte. Así que yo comí en el jardín del restaurante una ensalada de frutos rojos y nuez caramelizada con pizza vegetariana y Emma gozó pintando una zebra, un cochito y una medalla. Las tres horas se me fueron volando entre las pinturitas, la plática con las amigas que llegaron después y la nieve de cajeta con dátil.

Este domingo que parece tan sencillo es de los que más me gustan. Es verdad que ir a lugares diferentes, conocer algo nuevo o hacer algo que nunca has hecho te recarga las pilas de una forma impresionante, pero a veces tenemos tan a la mano cosas tan valiosas que no vemos por correr a lugares más lejanos o perseguir objetivos más ambiciosos. Tampoco digo que eso esté mal... lo que digo es que a veces perdemos de vista que ya tenemos todo para ser felices. Hace unos días leí el libro de un amigo fotógrafo, Fer Juaristi, donde encontré una frase que me voló los sesos: "Agradecido con lo que tienes. Temerario con lo que quieres". Y me los voló porque son las palabras perfectas para explicar una duda que yo siempre había tenido: Si estás feliz con lo que tienes y no ambicionas nada más, ¿no es eso una especie de conformismo?

Con la frase de Fer y otras cosas que he vivido en el camino, me doy cuenta de que no es así. Quizá el conformismo quiera decir que no deseas seguir avanzando en la vida, en cualquiera de los rubros que se quieran mencionar, pero eso no quiere decir que agradeces lo que ya eres o lo que ya tienes. Puedes no desear nada, pero vivir quejándote siempre de todo. Y de igual forma, el hecho de querer superarte en alguna área de tu vida, de tener algo o de ser algo, no quiere decir que esperarás hasta llegar a ese lugar para ser feliz. La felicidad está aquí y ahora, porque aquí y ahora tengo todo lo que necesito, aunque eso no impida que puedo ir en busca de algo más... eso sí, sin perder la sonrisa en la ruta.