I heart lentils

La lenteja y yo tenemos una relación amorosa. Me confieso lentejera. La pasión que le profeso a esta legumbre va totalmente en contra de su diminuto tamaño; mi amor es grande. Mi familia puede atestiguarlo: al menos una vez a la semana, en la mesa hay lentejas. Junto con el queso, el frijol, el aguacate, el cilantro, el ajo, el limón y la manzana, son parte de mi canasta básica personal. Y es que las lentejas son generosas, porque al cocinarlas siempre se multiplican; son camaleónicas, porque se convierten en sopa, en ensalada, en tortitas o hasta en harina; son maternales, porque nutren; son maestras, porque crecen casi casi en cualquier ambiente, y encima son deliciosas. ¿Cómo le hago para no amarlas? Cuando las cocino, yo echo a la olla todo lo que encuentro en la cocina: zanahorias, tomate, cebolla, apio, calabacita, espinaca, pimiento o cualquier otra cosa que agarre descuidada en el refri. Pero encima de todo, las lentejas también son sinérgicas, porque combinadas con algún cereal ofrecen un plato lleno de proteínas de alto valor nutricional, nada despreciables al lado de las de origen animal. Por eso ahora seguí el consejo de mi amiga vegetariana Lily Kellenberger y las combiné con cebada perla, y además les agregué cebolla, ajo, tomate, zanahoria y cilantro.

Prepárenlas cuando tengan chanza y (espero) enamórense como yo...

RECETA LENTEJAS CON CEBADA

1 taza de lentejas crudas

1/2 taza de cebada perla cruda

3 zanahorias cortadas en cubitos

3 tomates pequeños o 2 medianos

1/2 cebolla

2 dientes de ajo

1 C. de aceite

cilantro picado al gusto

sal y pimienta al gusto

aguacate para servir

Poner a cocer las lentejas con 5 tazas de agua (si te gusta la sopa muy aguada, agregar más, si te gusta espesa, usar menos). Al hervir, agregar la cebada y cocinar todo junto durante 40 minutos. Mientras tanto, licuar el tomate, la cebolla y el ajo con sal al gusto. En una cacerolita calentar el aceite y freír esta mezcla. Cuando pasen los 40 minutos, agregar a la sopa la salsa de tomate, las zanahorias y salpimentar. Cocinar por unos cinco minutos más y servir con cuadritos de aguacate.

CON USTEDES... LAS DOS DIVAS