Espárragos con vinagreta irresistible

En algún post del Movimiento Yo me Amo Más (¿todavía no formas parte? Ok, te espero. Córrele a su página de facebook en este momento, dale "like" y luego vuelves a seguir leyendo) leí que si tu semana es muy ajetreada, dediques el fin de semana a actividades relajantes y que detengan tu paso apresurado. Por el contrario, si tu semana es muy tranquila, aproveches sábado y domingo para lanzarte a momentos más atrevidos y extremos. Equilibrio ante todo pues. Para mis estándares, mi semana es ajetreada. Por supuesto que no lo es si la comparamos con la semana de un neurocirujano, pero en mi mundo, sí necesito un momento de relax el fin de semana. Sin embargo, como mi esposo muy seguido está de viaje en esos días, siempre que podemos metemos freno de mano por ahí de las 9:00 pm a todas las actividades del día y nos aposentamos en la sala para ver una película o simplemente platicar. Podemos escoger una actividad o la otra, pero siempre siempre debe haber una cenita o de perdida una botana placentera.

Aquí les presento una de ellas, súper fácil e irresistible (mi combo favorito a la hora de cocinar). ¡Bon appetit!

ESPÁRRAGOS CON VINAGRETA IRRESISTIBLE

Lava muy bien un manojo de espárragos. Córtales la base, que es la parte más dura, y con un pelapapas pela un poco la parte de abajo para que no te queden muy fibrosos. Calienta un poquito de aceite de oliva en un sartén y avienta los espárragos. Salpimienta a tu gusto y dóralos por aproximadamente unos cinco minutos. Que no te queden duros pero tampoco aguados, la consistencia ideal es cuando todavía están crujientes.

Para acompañarlos, prepara una vinagreta mezclando los siguientes ingredientes: dos huevos cocidos bien picaditos, dos filetes de anchoa también picados finamente, aceite de oliva, alcaparras, albahaca o cebollín (o las dos, ¿why not?), mostaza dijon y jugo de limón. Prueba antes de salpimentar porque los ingredientes son muy saladitos.