Esos pequeños detalles
iphone16
iphone16

Cada día soy más fanática de la foto. La posibilidad que tenemos en estos días de tomar una fotografía es impresionantemente infinita… y no sólo de tomarla, sino de verla de forma instantánea, compartirla y hablar sobre ella. Eso me parece una verdadera bomba inspiracional. 

Soy de las personas a quienes les tocó tomar sus primeras fotografías con una Kodak 110, cuyo rollo era alargado con una bolita a cada lado, el cual teníamos que ir a revelar a la farmacia, el súper o algún centro especializado para poder ver los recuerdos capturados en el papel fotográfico con las esquinas redondeadas. En estos tiempos en los que los teléfonos inteligentes han venido a reemplazar las cámaras en muchos casos, sobre todo en la fotografía cotidiana, me fascina la facilidad con la que puedes inmortalizar un recuerdo y eso me tiene cada vez más enganchada.

Cuando salí de la prepa entré a estudiar comunicación y tomé clases de fotografía con Odette Barajas, una artista muy reconocida en Baja California. Mi papá me regaló en Navidad una Minolta y cuando vio que quería aprender en serio me compró el equipo para revelar e imprimir en blanco y negro, lo que hacía en un baño pequeño de mi casa, e incluso expuse mis fotos en un par de ocasiones. Después conocí a David, quien desde la carrera se especializó en fotografía (aquí y aquí te platico un poco sobre cómo la foto tuvo mucho que ver en nuestro encuentro) y con quien trabajé de second shooter en algunas bodas. Así que este arte ha estado muy presente en mi vida.

Es verdad que me gusta mucho más ver fotos que tomarlas, pero desde que nació My Pumpkin he tenido que desempolvar conocimientos de foto y pedirle muchos consejos a David para poder tomar cada día mejores imágenes, las que hacía con una camarita “point & shoot” de Panasonic. Luego, después de mucho tiempo de rehusarme a dejar mi celular de caja de corn flakes y de insistirle a David que yo no necesitaba un smartphone pa-ra-na-da, me regaló un iPhone y entonces… vi el cielo en la tierra. Enloquecí con la cámara del teléfono y el millón de aplicaciones que puedes usar para darle a tus fotos el toque que más se ajuste a lo que te imaginas en la cabeza. Otro grado de enganchamiento.

Así que ahora estoy convencida de que quiero aprender mucho más acerca del mundo de la fotografía, porque hay mil cosas que quiero hacer para las que un celular muchas veces no te alcanza. Hace mil años (ok, unos diez) que no uso una cámara SLR, pero como dicen, lo que bien se aprende nunca se olvida, así que tengo el propósito de re-aprender y de tomar yo misma esas fotos que tengo en mi cabeza.

Mientras tanto, aquí les comparto algunas que he tomado con el iPhone en las últimas semanas, como un intento de irme entrenando en el encuadre y la búsqueda de la mejor luz. Todas son de pequeños detalles que veo en la calle y me inspiran. Además, quise hacer el ejercicio de bautizarlas con una sola palabra, la primera que me evocara cada imagen. Este fue el resultado :)

LEVEDAD:

iphone1
iphone1

VIDA:

iphone2
iphone2

SUEÑOS:

iphone3
iphone3

NOSTALGIA:

iphone4
iphone4

CAMINO: 

iphone5
iphone5

PATRÓN: 

iphone6
iphone6

COBIJO:

iphone7
iphone7

ROJO:

iphone8
iphone8

ALICIA:

iphone9
iphone9

TERRUÑO:

iphone10
iphone10

TIEMPO:

iphone11
iphone11

ABRIR: 

iphone12
iphone12

INFINITO:

iphone13
iphone13

PERSPECTIVA:

iphone14
iphone14

INFANCIA: 

iphone15
iphone15

HUMEDAD:

iphone16
iphone16