ESAS PEQUEÑAS COSAS
my-pumpkin-pequeñas-cosas-5
my-pumpkin-pequeñas-cosas-5

La inspiración está en todas partes, y todo eso que nos vuela los sesos de emoción está formado por muchas pequeñas cosas que a veces pasamos por alto o damos por sentado. Una de mis bloggers favoritas, Erin Boyle, comparte en su sitio cada semana cinco imágenes de algunos objetos que llamaron su atención en esos días por alguna razón en particular. Esta nueva sección de My Pumpkin es un homenaje a ella y a todo aquello que nos rodea que nos hace la vida más feliz sin necesidad de tanto merequetengue.

Así que aquí les voy con las pequeñas cosas de esta semana:

my-pumpkin-pequeñas-cosas
my-pumpkin-pequeñas-cosas

Las flores que le regaló mi papá a Emma en su cumpleaños y que ya empiezan a marchitarse. Cuando yo era pequeña, mi papá nos regalaba a mi hermana y a mí un ramo de flores en cada cumpleaños. La verdad es que no recuerdo cuál fue el último cumpleaños en que practicó esta tradición, pero el domingo que llegó a la casa con esta canastita para Emma reviví esos días felices en los que nuestro comedor se vestía de gala con los enormes arreglos que nos llevaba de chicas.

my-pumpkin-pequeñas-cosas-5
my-pumpkin-pequeñas-cosas-5

Este libro que me compré en Ikea hace años y que todavía me arranca varias sonrisas cada que lo hojeo para buscar inspiración. Soy amorosa de los libros con muchas fotos, de esos que nada más traen imágenes y frases como pequeñas cápsulas para poner a tus musas a calentar motores. Éste, donde se muestran varios proyectos sencillos con tela donde es mínima o nula la costura requerida, es uno de ellos y no me canso de verlo cada vez que tengo oportunidad.

my-pumpkin-pequeñas-cosas-4
my-pumpkin-pequeñas-cosas-4

Las Le Creuset vintage que me regaló David el 10 de mayo y que aún no puedo superar. Son cacerolas de hierro que nomás de verlas te ponen de buenas. He cocinado poco con ellas porque he andado muy ocupada en otras cosas en estos días, pero desde que las saqué de la caja se convirtieron en mis favoritas, sobre todo porque son de segunda mano y me fascina enloquecer mientras cocino con todo lo que imagino que vivieron antes de llegar aquí.

my-pumpkin-pequeñas-cosas-3
my-pumpkin-pequeñas-cosas-3

Este cuadrito que cuelga en la sala y que me recuerda la metamorfosis personal de mi David, además del sueño de visitar un día juntos París. Él y yo la conocemos por separado pero, ¿qué chiste tiene visitar la ciudad más romántica del mundo y no tomarte un cafecito y un croissant con tu persona favorita? Habrá que volver.

my-pumpkin-pequeñas-cosas-2
my-pumpkin-pequeñas-cosas-2

La sencillez de las lámparas que cuelgan de mi comedor. Porque es cierto que el color me enloquece de placer, pero últimamente me he sentido muy hipnotizada por el blanco y los tonos neutros. Éstas también son de Ikea.