Marce es otra mujer maravillosa que se animó a detenerse un poco en el trajín cotidiano para tomar las fotos del Rally My Pumpkin y ser testigo de los inesperados resultados. Agradezco en el alma que haya compartido conmigo su experiencia, porque es carnita pura para mi cofre inspirador =) ¡Mucha suerte en el concurso!  

Marce:

Desde que vi publicado tu concurso de aniversario me sentí muy atraída a entrarle. Tengo poco de conocer tu blog, pero desde el inicio me encantaron tus bolsas, es un trabajo hermoso; después le agarré la onda y empecé a leer tus historias, llenas de magia, y entonces me declaré fan de tu concepto.  No podía dejar pasar esta oportunidad, yo se que voy a tener una pieza hecha por ti, estoy segura de ello, y en mi afán de lograrlo decidí tomar esta oportunidad y participar.

He visto que publicas diferentes cosas que te dan inspiración, coincido contigo en encontrarla en hechos cotidianos porque yo pienso que la vida es magia pura y debemos sentir su pasión a diario, estoy convencida de que así se vive mejor.  En cuanto empecé a planear mis fotografías, la que más ruido me hizo era la de ir a un lugar al que no haya ido antes y donde pudiera dar algo. Pensé, pensé y pensé y pasaron los días y no se me ocurría nada.  De repente me llegó la idea y todo se acomodó para llevarla a cabo.  Entonces, quiero decirte que ahora me encanta más tu mecánica de aniversario, porque el resultado es que esa inspiración que sueles mencionar, empezó a brotar por todos lados, lo que me llevó a darme cuenta de lo que mencionas en tu texto acerca de la unidad, y es asombroso cómo un “simple” concurso conectó tantas cosas, y conecta a las personas.

Así que por ello, gracias.  Espero con todo mi corazón ganar el concurso, pero déjame decirte que si no es ésta la ocasión, me quedo con la certeza de que ya gané y ya ganaron más personas que han sido afectadas por tu genial idea.

Bueno, voy a describir mis fotos.

 

Mi primera foto es en mi pequeño e improvisado taller de pintura.  Sin darme cuenta la vida me llevó a saber que lo mío lo mío lo mío, es pintar.  Es una de mis grandes pasiones, cuando lo hago me involucro por completo con mi lienzo y es como si creáramos una relación personal y única que pasa por muchas etapas.  El resultado, más que visual, es que una parte de mi queda afectada, y para siempre plasmada en ese pedazo de tela.  Así que, pintar es una de las cosas que más me gusta hacer, y disfruto mucho estar en mi taller.

Mi segunda foto es con mi esposo, en su área de trabajo.  Le pregunté qué es lo que más le guste hacer, y me encantó que la lista fue más larga de lo que yo imaginaba, y eso me fascina porque también me deja notar la pasión con la que hace muchas cosas.  Una cosa muy bonita que provocó esta foto, fue que, a pesar de que nosotros platicamos bastante, esto dio pie a que nos dedicáramos a hablar sobre todas esas cosas que le gustan, y tuvimos mucha tela de dónde cortar. Finalmente decidió que tomáramos la foto haciendo su trabajo, me explicó sobre cómo le apasiona enfrentarse a nuevos retos y todo el proceso hasta llegar a su solución.  Es lo que hace a diario, y le encanta.

Mi tercera foto fue finalmente la más complicada, a final de cuentas no tuvimos ninguna reunión reciente, y cuando decidí planear una con nuestros vecinos, tuvimos que posponerla por un asunto médico que se les presentó.  Entonces tomé una foto reunida con mi familia.  Nosotros 3 salimos a desayunar religiosamente todos los domingos, es una costumbre que nos gustaría seguir a través del tiempo, porque creemos que es un excelente pretexto para convivir como familia.  En esta foto no se ve la reunión más grande que haya existido, pero muestra la importancia de nuestra reunión semanal.  Adicionalmente quiero decirte que me gustó mucho el “abrir la puerta” a reunirnos con nuestros vecinos, porque si bien nos vemos muy seguido, jamás nos hemos juntado.  Reconozco que sin este Rally, no se me hubiera ocurrido.

Y mi cuarta foto, finalmente es la cereza del pastel.  Yo paso muy seguido cerca de la Cruz Roja, y después de mucho pensar, concluí que ahí seguramente había algo en qué ayudar y  nunca antes había ido.  Primero investigué por teléfono de qué manera se podía ayudar, y me encontré con una actitud tan bonita de toda la gente que me atendió.  Me dio la impresión de que les pareció poco usual mi llamada, me pasaron con varias personas y todas mostraban mucha gratitud cuando les explicaba el motivo por el cual hablaba.  Finalmente me informaron sobre algunas cosas que necesitaban justo para el día siguiente en que bajaría más la temperatura, para dar ayuda a indigentes que llegan a pedirla.  Como yo paso muy seguido por ahí, he visto muchas veces a muchos indigentes dormidos en el suelo de la calle que está a un lado de la Cruz Roja, así que con más razón me gustó saber que tenía la forma de dar algo (claro, también me pregunté cómo no se me ocurrió antes!).  Al día siguiente fuimos a comprar las cosas que nos dijeron y a entregarlas.  Qué sensación tan bonita, y otro punto es que fue MUY bonito llevar a nuestro hijo a compartir, es muy pequeño pero es un perfecto inicio para enseñarle esto a él.

Digo que esta foto qué la cereza del pastel, porque con ella me di cuenta de todo lo positivo que provocó tu dinámica en estos días, nos dio muchos motivos de verdadera inspiración, y se comprueba totalmente cómo todo y todos estamos conectados.

Me encantó entrar a la Cruz Roja, me sorprendí gratamente al encontrar el lugar SUPER limpio, pero lo mejor de todo es que me di cuenta de la buena actitud que tienen todos los que trabajan ahí y que nos atendieron. Nos recibieron con una sonrisa aún cuando no sabían a qué íbamos; se ofrecieron a ayudarnos a encontrar a la persona que buscábamos, y me encantó ver el gusto que les dio que lleváramos un donativo.  Voy a ser bien honesta diciendo que no llevé el gran donativo que la Cruz Roja estaba esperando, en todo momento les dije que era algo pequeño, pero eso no importó, lo recibieron con todo gusto, una gratitud enorme, y la mejor actitud. Definitivamente quiero ganar tu concurso, pero lo mencioné arriba, si no es ésta la ocasión, con todo esto yo ya me di por bien servida.

Pensé en cómo se te ocurrió este Rally, traté de imaginar qué es lo que querías provocar, si ésta sería tu idea o resultó ser una casualidad. Pero al menos en mi caso, debo decirte que lograste que se conectaran muchas cosas.  Por la noche volví a pasar por la Cruz Roja y de nuevo vi indigentes, pero esta vez se me hizo bueno saber a la siguiente mañana podrían ofrecerles algo de lo que llevamos.

Me quedo con la fuerte sensación de que seguramente estabas sentada desde Tecate planeando éste Rally, y ese momento logró conectarse con todos los que aquí describo, ahora mismo cuando te estoy escribiendo y me lleno de satisfacción por haber decidido participar.  Me parece que ha trascendido más allá de tomar fotos, ha movido muchas otras cosas.  No es esto inspiración?  Realmente estamos todos conectados en unidad, estoy convencida de que formamos parte de un todo.

Más que las poquitas cosas que llevamos a  donar, creo que lo importante es que en nosotros ya quedó movido algo que nos provoca a seguir apoyando a esta institución.  Y ojalá que a través de ésta foto puedas hacer mención de lo importante que es ayudar a alguien, en particular yo quiero invitar a más gente a apoyar a la Cruz Roja.  Se puede contactar a la Lic. Gabriela López García, del departamento de Captación de fondos, en el teléfono  14771477 en Monterrey.

Anexé una foto donde muestro el lugar de mi casa en que aguaró nuestra calabacita todos estos días, estoy segura de que está impregnada de amor, y fué bonito llevarla cargada de esa energía a más lugares.

Este es mi Rally, muchas gracias por haberlo ideado y a través de tu trabajo, provocado.  Ha sido una experiencia muy bonita.  Gracias!

Marce Solís.