El secreto detrás de un buen arroz integral

arroz Cocer el arroz integral es una cuestión de fe. Hay que confiar en la olla que usemos porque vamos a dejarlo ahí y nos vamos a olvidar de estarlo destapando cada cinco minutos para ver cómo va. El secreto para que quede bien cocido sin quedar duro ni como engrudo, es dejarlo solo y confiar. Hay gente que dice que dos tazas de agua por taza de arroz, hay otra que dice que tres tazas. Yo he comprobado que, si cumplimos con el requisito de la fe, la medida exacta son dos tazas y media de líquido por taza de arroz. 

Anímate a cocinarlo... en esto como en muchas cosas, la práctica hace al maestro y es mucho más agradable para el cuerpo un plato de arroz integral que un arroz blanco, totalmente ausente de cualquier tipo de nutriente ;)

 

ARROZ INTEGRAL

1 taza de arroz integral (personalmente me gusta el de grano corto)

2 1/2 tazas de líquido, que puede ser agua o caldo de verduras o de pollo

1/3 taza de cebolla finamente picada

2 dientes de ajo finamente picados

2 cucharadas de aceite vegetal (personalmente me gusta usar el de coco)

sal al gusto

 

A fuego medio, calienta en una olla el aceite y acitrona el ajo con la cebolla. Agrega el agua, el arroz y la sal y revuelve muy bien. Cuando suelte el primer hervor, baja el fuego al mínimo, tapa la olla y olvídate de ella para siempre. Ok, no para siempre jajaja. Me refiero a que no la destapes para nada. Cocina el arroz durante 45 minutos. Al terminar este tiempo apaga el fuego pero NO destapes la olla. Deja tapado el arroz por unos 15 minutos más. Pasado este tiempo (ahora sí jajaja) destapa tu arroz y espónjalo un poco con ayuda de un tenedor. ¡Listo!

Si vas a usar tu arroz para preparaciones dulces, omite el ajo, la cebolla y la sal ;)

arroz2