COINCIDENCIAS
my-pumpkin-flores-2
my-pumpkin-flores-2

Hace unos días, en la caminata matutina que procuro hacer lo más seguido posible, armé un collage con algunas fotos de flores que me llamaron la atención en el camino. Cuando lo publiqué en mi Instagram quedó justo a un lado de una foto que posteé el día anterior de una colchita en la que estuve trabajando ese día para ver combinaciones de colores. La paleta era la misma. Mi alma se regocijó en la coincidencia y el recordatorio de que aquello que creamos es justo todo aquello que somos.

Además de hacerme más sensible al color o de haber aprendido técnicas de costura, My Pumpkin me ha dibujado más de una sonrisa en momentos que me gusta interpretar como pequeñísimos encuentros con la inspiración, esos que por más diminutos, tienen todo el poder para cargarte de unos buenos litros de gasolina. Creo que la inspiración no es más que estar atentos a la belleza y conectarnos con ella. Crear algo con tus manos te brinda esa posibilidad porque te extiende una sutil invitación al presente, donde no hay nada que interrumpa el baile entre ti mismo y tu creación. La belleza ya está en ti porque es de lo que te nutres todos los días, sólo hay que apagar el resto de los interruptores y observar.

Y las coincidencias son una buena brújula para esa contemplación.

my-pumpkin-flores
my-pumpkin-flores