BOLSITAS Y TOTES "INSPIRACIÓN"

Diseñar mis propias telas es una decisión que tomé hace un par de años, cuando me di cuenta que lo que me atraía más de crear un objeto de tela era escoger los estampados y combinarlos unos con otros. Cada vez que compraba tela me enamoraba más de los diseños, colores y patrones, hasta que me surgió un deseo profundo de crear algo similar con mis propias manos.

Empecé a investigar cómo era el proceso para hacerlo y me di cuenta de que los diseñadores pasan horas frente a una pantalla con programas como Ilustrador o Photoshop para crear sus estampados y finalmente enviarlos a imprimir en grandes rollos de algodón. Pero también me di cuenta de algo: todos ellos dibujan primero a mano y después digitalizan sus obras para continuar el proceso en la computadora.

Mis conocimientos de paquetes de diseño son muy rudimentarios, así que decidí que antes de especializarme en el mundo digital, quería ensuciarme las manos de pintura y empezar por lo más básico. Fue entonces que descubrí la técnica del block printing o estampado con la que transfieres un dibujo a un bloque de linóleo o goma para crear tu propio sello, cargarlo de tinta y pintar tu propia tela. En ese momento me encontré en el paraíso.

untitled-20171023-10-RS.jpg

En el viaje de aprendiz me equivoqué muchas veces, eché a perder mucha tinta y mucha tela, gasté dinero en utensilios innecesarios sólo para probar cuál era el mejor e invertí muchas horas antes de poder decir que dominaba la técnica. Sin embargo, volvería a transitar el camino con mucho gusto porque a final de cuentas, lo que más recuerdo ahora es esa emoción de aprender algo nuevo, que a mí me hacía ya mucha falta después de cinco años de hacer lo mismo en My Pumpkin.

Y así me encuentro ahora otra vez, con la adrenalina que te provoca enfrentarte a una nueva forma de hacer las cosas, en esta ocasión con el screen printing o serigrafía. Cuando investigué las técnicas de pintura textil, la primera que llamó mi atención fue la serigrafía pero creí que era algo sumamente complicado y que requería de mucho equipo para empezar, así que eso me llevó al estampado con sellos. Pero el screen printing se quedó esperando en un rinconcito de mi cabeza.

Hace un par de meses mi hermano (screen printer, yei!) y yo rentamos un espacio para convertirlo en nuestro taller de trabajo y fue el momento perfecto para animarme a aprender porque ya vi muy de cerca el equipo y le perdí el miedo a intentarlo. Cuando me enseñó la técnica, no voy a mentir, sí me abrumé un poco con el rollo de las emulsiones sensibles a la luz con las que cubres tu malla, con los tiempos de exposición a la luz que dependen de ochenta mil factores, con el hecho de trabajar a oscuras… en fin.

untitled-20171024-59-RS.jpg
untitled-20171024-47-RS.jpg

La primera vez que me animé a intentarlo me acompañó mi papá porque él había visto trabajar a mi hermano en más ocasiones y creímos que entre los dos podríamos conseguirlo. Yo dibujé a mano el diseño que ves en estas bolsas y después lo digitalizamos e imprimimos en acetato. Llegamos juntos una mañana al taller haciendo bromas y atacándonos de la risa de nervios porque no sabíamos si íbamos a tener éxito en revelar el cuadro para después imprimir mi tela.

Entonces la magia ocurrió. A pesar de la emulsión chorreada y dispareja por toda la malla, los cálculos inexpertos en el revelador y uno que otro haz de luz del sol por las ventanas, al momento de mojar el cuadro para retirar el químico, vimos aparecer nuestro diseño: “La inspiración está en todas partes”. Es de mi papá de quien heredé lo simplona, así que los dos nos pusimos a bailar y a brincar de alegría en un momento único que no voy a olvidar nunca a su lado.

Estas bolsas representan eso: la dicha de llevar un sueño al mundo material. Después investigué en Internet y descubrí otras formas para imprimir con la malla y un stencil para no usar la emulsión, así que para empezar me pareció mucho más sencillo. Las bolsitas con la combi son el resultado de mis primeros experimentos con este método.

Un día decreté en mi vida que la inspiración está en todas partes y desde entonces tengo la encomienda de conectar con ella cada vez que lo recuerdo. Debo advertir que la impresión en esta colección de bolsas no es perfecta, pero que cada una de las piezas está cargada con la buena energía que brinda aprender algo nuevo, de eso no hay ninguna duda. Gracias a ti por llevarlas contigo y perpetuar esta cadena de inspiración.   

PARA VER TODOS LOS DETALLES DE ESTAS BOLSITAS Y COMPRAR ALGUNA, TE INVITO A NUESTRA TIENDITA EN LÍNEA. MUCHAS GRACIAS!!

untitled-20171024-83-RS.jpg
untitled-20171023-9-RS.jpg
untitled-20171024-6-RS.jpg
untitled-20171024-80-RS.jpg
untitled-20171023-22-RS.jpg