Bolsita LOVE primaveral (VENDIDA)

IMG_0861 Marzo es el mes en el que mi mamá se fue, ahora 21 años atrás. Ya he platicado de ella en otros posts pero en marzo siempre la tengo mucho más presente, si es que eso es posible cuando de abril a febrero me acompaña las 24 horas. Por mucho tiempo la primavera tuvo para mí un significado muy distinto al de la algarabía que supone la tapicería floral, el arribo de las mariposas y la calidez de los rayos solares. En la primavera mi mamá se fue.

Quizá por eso me volví una persona más otoñal, más inclinada a la melancolía, y durante muchos años me sentí cómoda en esa estación en la que se vale comer más pan que de costumbre, tristear en los días lluviosos y quedarse en casa envuelta en una cobija porque hace frío. En el otoño se valen los sollozos por la nostalgia y la introspección. En el otoño oscurece temprano, como oscurecí yo cuando le dije adiós en mi adolescencia.

Por muchos años de mi clóset no salía nada que no fuera gris, azul marino o café... y poco a poco los tonos intensos se han integrado en mi vida, en mi ropa y en mi hogar. Creo que de ese oscurantismo del pasado me salvó la risa, que me gusta pensar que le heredé a ella. Soy simplona, me río con muchísima facilidad e incluso creo que eso es lo que más me gusta de mí: que no se batalla mucho para sacarme una carcajada. Como mi madre era también risueña, me gusta imaginar que la risa es el cordón umbilical que me ha mantenido unida a ella durante estas dos décadas. Y curiosamente, ahora que visto mi cotidianidad con colores más vivos, sonrío más y me vuelvo más consciente de esa unión.

Ahora que terminaba esta bolsita que adoré por sus tonalidades, alrededor de las cuatro de la tarde, un viento cálido entró por mi ventana abierta, detrás de mi mesa de costura. Fue la primera vez en el año en que me llegó ese olor que se ansía después de un largo invierno: el de la brisa tocada por un sol más desvergonzado, el de la altivez de las flores, el de la primavera. Y sentí una profunda satisfacción porque había llegado marzo, cuando los ocres y marrones se guardan en el cajón para sacar los amarillos, rosas y verdes.

Desde hoy mi marzo es distinto... es motivo de júbilo porque la primavera está en puerta y porque me doy cuenta que ella nunca se fue.

 

Bolsita "LOVE" primaveral

100% algodón

15.5 pulgadas de alto por 12 pulgadas de ancho

una bolsita interior

SUBASTA CERRADA. 

 

NO TENGO A MI FOTÓGRAFO DE CABECERA, PERO AQUÍ  HICE UN INTENTO ;)

bositaLOVE IMG_0860 IMG_0862 P1020098